Cuando terminó secundaria, Jo-Anna Clayton ideó un plan perfecto para la Universidad. El primer año estaría involucrada en una comunidad universitaria en su estado del Este de Virginia. De esta forma ella podría tomar clases básicas y reducir el costo de la matrícula y quedarse con sus padres y sus tres hermanas menores por un año más.

Después de esto, ella podría ser transferida a una Escuela Adventista del Séptimo Día para estudiar enfermería. Para asegurarse de que este plan funcione, ella aplicó a tres escuelas adventistas de la región: Kettering College en Ohio, la Universidad Adventista del Sur en Tennese y la Universidad Adventista de Washington en Maryland. Fue aceptada en las tres.

Sin embargo, durante el verano, su plan de asistir a la comunidad universitaria se desmoronó pues no tenía medio de transporte.

Pronto, solo quedando un mes antes de que el año escolar empezara, y no tenía donde estudiar. A pesar de que había sido aceptada en las tres escuelas adventistas, ella no había aplicado formalmente ni pagado las tarifas asociadas.

Luego, su madre, Suzanne, le recordó que amigos de la familia trabajaban en el Instituto Weimar en todo el país en California. “Que tal Weimar?” Dijo.

Jo-Anna inmediatamente se conectó e hicieron algunas búsquedas online.

“No quiero ir a California!” le dijo a su madre. “Eso está muy lejos”

“Debes pensarlo al menos y orar por esto”, respondió su madre.

Jo-Anna no pudo contradecirla en esto “Lo que Dios diga para hacer, Lo haré”, dijo.

Una semana después, Jo-Anna habló con un reclutador de Weimar del programa de enfermería y ella comenzó a pensar que tal vez – solo tal vez – Dios quisiera que ella estudie allí. Pero una barrera mayor quedaba por delante: Sus padres podrían pagar solo el pago inicial y los primeros tres meses de clases. Luego una serie de acontecimientos inesperados siguieron rápidamente.

Jo-Anna aplicó y recibió una beca de tres vías en la cual Weimar y la Iglesia Adventista de la Asociación de Mountain View, que abarca el Este de Virginia, igualó una suma de 500 dólares de su iglesia local en Spencer. Luego mientras ayudaba a las personas afectadas por una inundación local ese verano, Jo-Anna se conectó con un grupo de médicos adventistas quienes le prometieron dar 500 dólares mensuales para su matrícula.

Jo-Anna recaudó 1800 dólares escribiendo cartas de asistencia financiera a los amigos de la familia, y Weimar igualó el monto a través de sus propios fondos de estudiantes.

Dios había respondido a sus oraciones y Jo-Anna ahora tenía suficiente dinero para inscribirse. Ella voló a Weimar para comenzar clases en el otoño.

Mientras extrañaba a su familia terriblemente durante los primeros meses, la comprensión de que ella estaba en el centro de la voluntad de Dios la energizó mientras trabajaba 25 horas a la semana para ganar más dinero para la matrícula.

Jo-Anna, ahora de 19 años, milagrosamente completó su primer año libre de deudas, y pasó este verano trabajando como niñera y haciendo trabajos extraños para recaudar fondos para su segundo año.

Al igual que el año pasado, Jo-Anna todavía no sabe cómo va a pagar su colegiatura, pero no está preocupada. Ella clama una promesa favorita, “Teniendo confianza en esto mismo, que El que comenzó en vosotros la buena obra, la completará hasta el día de Jesucristo “Filipenses 1: 6 [NKJV]

Por Andrew McChesney, editor de Adventist Mission.

Urgente: Por favor oren por los miembros de la iglesia mundial quienes han sido afectados por los recientes huracanes, terremotos, e incendios. Lea un llamado urgente a orar por el Pastor Wilson. click aquí!

División Sur Asia Pacífico
Solicitudes de oración – Septiembre 17-24

Breve reseña sobre la SSD: La División Sur Asia Pacífico tiene su sede en Manila, Filipinas. Se compone de 14 países que incluyen: Filipinas, Singapur, Malasia, Indonesia, Timor-Leste, Tailandia, Laos, Camboya, Vietnam, Myanmar, Bangladesh, Sri Lanka, Bangladesh y Brunei.

La División tiene una población de 1.300 millones de miembros, la segunda población más grande en una División con 1,3 millones de miembros de la iglesia. Más del 50% de la población son musulmanes, el 30% son budistas, seguidos por otras religiones. El 86% de los 1,3 millones de miembros son de Filipinas e Indonesia solamente. El resto de los 12 países tiene el 14% restante.

PEDIDO DE ORACIÓN: Ore por los grupos de personas no alcanzadas en esta región, que incluyen a los musulmanes, budistas, hindúes, chinos y seculares. Ore por los territorios remotos del país que todavía necesitan recibir el evangelio.

PEDIDO DE ORACIÓN: Oremos por los Centros de Influencia en la región, ya que ellos alcanzan a aquellos de las ciudades urbanas. Oremos por más voluntarios y trabajadores por estos centros, para que la Misión en estas ciudades se cumplan.

PEDIDO DE ORACIÓN: Oremos por los afectados por las inundaciones en Bangladesh y Myanmar.

PEDIDO DE ORACIÓN: Ore por los jóvenes que buscan un caminar más profundo con Jesús. Orar por movimientos como Juventud de Filipinas para Cristo, para incrementarlos, donde cientos y miles de jóvenes se reúnen para estudiar la Palabra y buscar la manera de ser testigos fuertes para Cristo. Ore también para que las Universidades Adventistas y las escuelas sean campos de entrenamiento.