El plazo final esta aproximándose rapidamente. En solo algunos días el proyecto estaría completo. El libro “Jesús Comprende” sería impreso para las manos de innúmeros niños y familias del mundo que sufrieron violencia o abuso, mostrando que Jesús también sufrió y fue abusado, y Él entiende nuestras pruebas y dolores.

Eran solo algunos cambios que necesitaban ser hechos en el documento antes de la publicación, y me ofrecí para hacer esos cambios. Trabajé con mi colega de trabajo, Julie Griswold, que me dictó los cambios por teléfono. Después de una hora de trabajo, terminamos y salvé el documento de trabajo completo. Un mensaje de error apareció en la tela de la computadora y el programa se cerró en seguida. No pude salvar las alteraciones. Estas simplemente desaparecieron.

Un sentimiento de desolación vino sobre mí al percibir que no había salvado el documento, ni una vez, durante mi conversación con Julie. No había como regresar, ninguna grabación anterior. Una hora de trabajo se había perdido y tendríamos que comenzar todo de nuevo.

Yo no le dije lo que había sucedido a Julie porque ella tenía otro compromiso. Ella no tendría tiempo de hacer las correcciones nuevamente. La carga de responsabilidad era muy pesada, entonces oré. Oré para que Dios de alguna forma recuperase el documento y salvase los cambios.

Reabrí el programa y apareció otro mensaje de error. El documento no podía ser recuperado. Mi corazón se apesadumbró mucho más. ¿Será que me acordaría de los cambios hechos? ¿Podría escribirlos de nuevo sola? Yo sabía que sería imposible. Oré por una solución, con uno de mis colegas de trabajo.

Estaba de nuevo solita en el escritorio, no sabiendo qué hacer. Casi tomé el teléfono para llamar a Julie y contarles lo que había pasado, cuando fui impresionada a abrir el editor de texto nuevamente. Miré a mi computadora imaginando de qué modo eso ayudaría. Yo ya había abierto el programa y recibido el mensaje de que el manuscrito no podría ser recuperado.

Hice otra oración rápida solicitando un milagro mientras cerraba y reabría el programa. Para mi sorpresa, el documento con todos los cambios que habíamos hecho apareció en la pantalla de la computadora como si nunca se hubiese perdido nada de los cambios. Mis manos temblaban literalmente mientras guardaba el documento. Había lágrimas en mis ojos. Yo me sentí tan indigna, pero tan bendecida al testificar de este milagro.

El colega de trabajo que oró conmigo estaba en otra parte del edificio donde trabajamos, entonces salí a buscarlo a fin de compartir con él esa noticia increíble. Cuando yo le expliqué lo que sucedió, él dijo: “Ellainna, tú usas las computadoras hace un buen tiempo y sabes que eso no sucede. Eso es imposible de suceder. Si los archivos no fueren guardados, se pierden las alteraciones. Dios acaba de mostrar su poder”.

Él tiene razón. Mi documento fue salvado por el editor Maestro, porque es importante que el mundo sepa que Jesús entiende todo nuestro dolor.

Ellaina Hart es coordinadora de patrocinadores del Ministerio A.S.A.P (Abogados para el Sudeste Asiático y Perseguidos) con sede en Berrien Springs, Michigan.

DIVISIÓN DEL SUDESTE ASIÁTICO
Pedidos de oración del 24 de septiembre al 01 de Octubre

BREVES HECHOS SOBRE LA DIVISIÓN: La División de Asia Meridional abarca los países de la India, Nepal, Bután e Islas Maldivas. Es uno de los territorios más poblados, con 1,300 millones de residentes. El 98% son hindúes, budistas o musulmanes – sólo el 2% son cristianos. 1,7 millones de adventistas viven en esta región donde hay 3.000 grupos de personas a ser alcanzadas con 350 idiomas, lo que hace la evangelización muy desafiante.

PEDIDO DE ORACIÓN: Por favor, ore por Ezras Lakra (Presidente de la División), Wilson Measapogu (Secretario de División) y E. Selvin Moorthy (Tesorero de la División). Ore por los líderes de las Uniones y de las Asociaciones, así como por los pastores locales y líderes de la iglesia. Ore para que Dios les conceda fuerza y ​​sabiduría, para tomar importantes decisiones.

PEDIDO DE ORACIÓN: Ore para que el Espíritu Santo haga lo que el hombre no puede hacer. Hay restricciones gubernamentales en cuanto al evangelismo y el mayor desafío en esta área es alcanzar a las poblaciones musulmanas e hindúes.

PEDIDO DE ORACIÓN: Ore por más iglesias para que los fieles puedan congregarse. Algunas iglesias no son adecuadas para los miembros y muchas necesitan reparaciones.

PEDIDO DE ORACIÓN: Ore para que los miembros aprendan a alcanzar efectivamente a todos los diferentes segmentos de la sociedad con el mensaje del evangelio, especialmente en los grandes centros urbanos.

PEDIDO DE ORACIÓN: Ore por las mujeres y niños que han sido víctimas de la industria del tráfico sexual y por aquellos que buscan ayudarles. Ore para que vean el camino hacia la esperanza, la curación y la verdad.

PEDIDO DE ORACIÓN: Ore para que los poderes espirituales del mal sean quebrados y que el evangelio penetre áreas no alcanzadas a través del poder del Espíritu Santo

————————————————–

PEDIDO DE ORACIÓN: Por favor, oren por Saw Samuel (Presidente de División), Rudy R. Baloyo (Secretario de División) y Max W. Langi (Tesorero de División). Por favor oren por toda la Unión, la Conferencia y los líderes de la iglesia local, para que Dios les dé sabiduría en su trabajo en la División Asia Pacífico Sur que tiene su sede en Filipinas.