Los adventistas del séptimo día creemos que cada miembro de nuestra iglesia es importante para el crecimiento de la obra de Dios y formamos diferentes niveles de acción, desde cada miembro individual hasta la organización global:

[icon_timeline][icon_timeline_item time_title=”Iglesia local”]Es un cuerpo organizado conformado por los miembros individuales.[/icon_timeline_item][icon_timeline_item time_title=”Distritos”]Un grupo de iglesias conforman un Distrito.[/icon_timeline_item][icon_timeline_item time_title=”Asociación/Misión:”]Es un cuerpo organizado y conformado por las iglesias de un estado o territorio.[/icon_timeline_item][icon_timeline_item time_title=”Unión”]Es la conformación de las asociaciones/misiones de los campos dentro de un territorio más amplio.[/icon_timeline_item][icon_timeline_item time_title=”Divisiones”]Son secciones de la Asociación General, con responsabilidad administrativa atribuida para determinadas áreas geográficas, esta conformado por diferentes países.

La Unión Mexicana del Norte pertenece a la División Interamericana[/icon_timeline_item][icon_timeline_item time_title=”Asociación General”]Es la unidad que incluye a toda la organización, y está conformada por todas las divisiones de todo el mundo.

Asociación General[/icon_timeline_item][/icon_timeline]

Basada en la organización presentada por la Iglesia cristiana primitiva y con el ejemplo del libro de Hechos de los Apóstoles, la Iglesia Adventista del Séptimo Día entiende que debe actuar de una manera organizada. Para esto posee una estructura que permite desarrollar actividades en todos los países, regiones y ciudades.

El territorio de la Unión Mexicana del Norte, comprende los estados de Baja California Norte, Baja California Sur, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí, Nayarit, Jalisco y Colima.